El síndrome de Jonás o el miedo a tu propia grandeza

El síndrome de Jonás o el miedo a tu propia grandeza

Raúl es un joven profesional muy talentoso. Pero él tiene un problema: emigró y está convencido que todo lo que estudio y el tiempo que trabajó no sirven en el país donde está. Ahora maneja un taxi en la ciudad y cuenta a sus pasajeros el increíble pasado profesional que tuvo

Algunas investigaciones reportan que el 80% de nuestros pensamientos son negativos. La gran mayoría de ellos se refieren a nosotros mismos.

Esto me recuerda a mi última conversación con un gerente medio de una institución financiera, quien hace un reporte trimestral a los directores de la empresa. Él se prepara muy bien: diseña sus láminas, escribe el informe y ensaya frente a un espejo su presentación. Se siente seguro y confiado, pero a minutos de entrar en la sala comienza a generarse en su mente una tormenta de ideas saboteadoras: no seré capaz de convencer con mi presentación, no tengo el talento para hacer esto, esto es demasiado para mí… sube la ansiedad y baja la autoestima. Quien venía como un león, ingresa en la sala de reuniones como un cordero.

A otras personas les pasa que no se sienten merecedoras de ser reconocidas, estimadas y hasta amadas. Y hay quienes temen ser juzgados por los demás como autosuficientes y arrogantes, si se muestran llevando una vida extraordinaria en algún sentido. Prefieran pasar desapercibidos.

El reconocido psicólogo Dr. Abraham Maslow describió estas conductas como “el síndrome de Jonás”: “el miedo al éxito” o “el miedo a la realización del propio potencial” Los talentos están en abundancia, pero estancados.

Para explicarlo el Dr. A. Maslow tomó la historia de Jonás. Él fue llamado para profetizar a los habitantes de Nínive quienes debían cambiar o de lo contrario serían castigados. Jonás, un hombre justo, se escondió por miedo. Tal vez pensó que eso era demasiado grande para él. Mientras escapaba en una embarcación una ballena lo tragó y pasó 3 días, con sus noches en su vientre… En ese tiempo encontró el espacio para conectar consigo mismo y con la misión.

El complejo de Jonás “es el miedo a la propia grandeza, la evasión del propio propósito o la evitación de ejercitar los propios talentos.

Este miedo puede provenir de algún trauma de la infancia, de experiencias juveniles o de los juicios que hemos comprado en nuestra educación y cultura.

La clave para abrir el portal a la propia grandeza reside en parar y mirar, darse el tiempo para respirar con conciencia, mover la atención al cuerpo para reconocer en que emoción habitas, abrazar con amabilidad las propias heridas y soltar los juicios, las suposiciones que bloquean los talentos. Y luego ponerse en camino…

En el vientre de la ballena Jonás “se dio cuenta” y se puso en movimiento. La salida del miedo, la ansiedad, la angustia o la falta de autoestima … es hacia adentro

Te comparto algunas ideas para “entrar en el vientre de la ballena" y desatar la grandeza que hay en cada uno de nosotros, especialmente para Raúl, y para quienes sienten que no merecen y creen que no pueden.

1.       Parar y mirar y con la Mente-Presente reconoce tus dones y ponlos en acción.

2.       Abrir espacios para practicar la mirada amable hacia ti, cultivar la auto-compasión.

3.       Prestar atención a los pensamientos, a la historia que te cuentas a ti en silencio

4.       Soltar los juicios que has comprado sobre ti mismo y que te atascan.

5.       Si descubres que la raíz de tu miedo a tu grandeza es profunda, busca ayuda en un terapeuta, un coach o un facilitador de Mindfulness que te ayuda a ”entrar en el vientre de la ballena y encontrar tu grandeza”

¿Estás dispuesto aceptar el desafío de saltar hacia tu propia grandeza?